MI PEQUEÑO Y PRIMER BLOG. NO TE ASUSTES.

domingo, marzo 04, 2007

Tesla y el truco final

(Artículo publicado por José Antonio Lozano Teruel en Ababol 03/03/2007)

Los amantes del cine hemos disfrutado últimamente de interesantes filmes, entre ellos El truco final (título original The Prestige), adaptación de la novela del escritor Christopher Priest en la que aparece el extraño personaje de Tesla (interpretado por el polifacético actor y músico David Bowie), inventor de un ingenioso aparato eléctrico utilizado por uno de los dos magos que protagonizan una historia de rivalidad en el Londres de comienzos del siglo XX.

TESLA
¿Quién fue ese misterioso Nikola Tesla? Un físico excepcional, dotado de unas portentosas dotes científicas e inventoras junto a unas peculiares y misteriosas cualidades humanas que hicieron que algunos de sus contemporáneos lo consideraran como un ser extraterrestre. Una unidad física se bautizó en su nombre.
Tesla nació en 1856 en Similjan, hoy Croacia, entonces Imperio Austrohúngaro. Su padre era un pastor ortodoxo que le presionaba para que siguiera su vocación religiosa, pero Nikola se sintió más motivado por su madre, dotada de un instinto desarrollador que le permitía fabricar artilugios tales como un batidor mecánico de huevos.
Desde sus primeros años de estudiante destacó la genialidad de Tesla, apasionado por las matemáticas y las ciencias, capaz de realizar complejos cálculos mentales matemáticos para desconcierto de sus profesores o de memorizar libros completos. En Graz, Austria, estudió ingeniería mecánica, física en Checoslovaquia y trabajó en varias compañías eléctricas y telefónicas europeas, simultáneamente con el desarrollo de nuevos principios, aplicaciones y patentes. A los 28 años se trasladó a los Estados Unidos, donde murió a los 88 años de edad.

INVENTOS
En el año 1915 la agencia Reuters adelantó que Tesla y Edison compartirían el Premio Nobel de Física de aquel año. Sin embargo, la distinción jamás fue recibida por ellos y una de las interpretaciones más extendidas fue la de que Tesla se negó a aceptar el premio porque Edison era un simple inventor mientras que él se consideraba superior como «descubridor» de nuevos principios científicos.
Realmente sus logros fueron impresionantes, con más de 700 patentes. Entre ellos, se podrían enumerar: utilización de la corriente alterna en lugar de la continua, su campo magnético imprescindible para el desarrollo de gran parte de los aparatos de nuestra civilización con corriente alterna, el primer motor de inducción por corriente alterna, la bobina de Tesla que fue un mecanismo de inducción muy utilizado en la tecnología de radio, lámparas precursoras de las fluorescentes con las mismas necesidades energéticas que las de Edison pero proporcionando veinte veces más luz, transmisión de energía electromagnética sin cables varios años antes que Marconi, una alta torre (la Wardencliff Tower) para un sistema de comunicaciones sin hilos.
El mismo año (1893) del vuelo de los hermanos Wright probó un prototipo de avión con despegue vertical y la radio bastante antes que fuese copiada por Marconi. En las cataratas del Niágara construyó la primera central hidroeléctrica en el mundo para producir electricidad transmitida hasta Búfalo, en 1898 probó con éxito en el Madison Square Garden una pequeña nave capaz de recibir desde la Wardencliff Tower energía eléctrica inalámbrica que era almacenada en unas baterías siendo la nave controlada a distancia (un sistema análogo al del vehículo Sojourner usado para la investigación superficial de Marte). En 1899 inventó un aparato que bautizó como Teslascopio con el que afirmaba haber recibido señales de Marte, aunque algunos científicos piensan que lo captado era el ruido cósmico. En los inicios del siglo XX ya afirmaba la factibilidad de lograr la televisión tal como la concebimos hoy, un desintegrador atómico capaz de evaporar rubíes y diamantes, asimismo sistemas precursores de los actuales microscopios electrónicos, de las fotografías láser y de lo que él llamó las sombragrafías, unas placas logradas con Rayos X que Roentgen (el descubridor de los rayos X) constató eran similares a las obtenidas por él mismo con posterioridad, y 75 años antes de que el investigador Kirliam diera su nombre a la máquina capaz de fotografiar el cuerpo energético de seres vivos y plantas, Nikola Tesla ya experimentaba con instrumentos parecidos desarrollados por él. Sus diseños para una turbina sin aspas y una bomba sin ningún tipo de parte móvil (modelada a partir de un diodo) continúan intrigando a los ingenieros contemporáneos.

EDISON
En el filme El Truco Final aparece una truculenta trama respecto a Edison. Lo cierto es la enemistad archiconocida entre ellos. En 1884 Nikola Tesla había arribado a Nueva Cork con menos de un dólar en el bolsillo (ya que le habían robado el equipaje), un libro con poemas y una carta de recomendación de uno de sus socios europeos para Edison que decía: «Querido Edison: conozco a dos grandes hombres y usted es uno de ellos. El otro es este joven».
Desde hacía algunos años los generadores de corriente continua de Edison iluminaban Nueva Cork y otras ciudades americanas. Para Edison el interés de Tesla por la corriente alterna era una competencia directa. Sin embargo, lo contrató para mejorar sus propios diseños prometiéndole una recompensa de 50.000 dólares si lo conseguía. En poco menos de un año lo logró, proporcionando a Edison diversas y lucrativas nuevas patentes. Pero Edison se negó a pagarle la cantidad diciéndole que había sido sólo «una broma americana». Peor aún fue que se opuso a subirle el sueldo a 25 dólares a la semana, lo que hizo que Tesla se marchase, profundamente decepcionado. El enfrentamiento fue continuo a partir de entonces. Edison defendió que la corriente alterna fuese utilizada en la silla eléctrica con el fin de desprestigiar ese tipo de electricidad y se dedicaba a electrocutar públicamente a perros y caballos para demostrar los peligros de la idea defendida por Tesla. Pero la corriente alterna era una mejor alternativa que la corriente continua y acabó imponiéndose.

MARCONI
En cuanto a la radio, Tesla había hecho el invento y patentado en Europa, solicitando la patente en Estados Unidos cuatro años después. Sin embargo, no le fue concedida hasta 1900. Este tema fue muy conflictivo, pues Marconi se disputaba con Tesla el invento. Más aún, Tesla tuvo que ser testigo de que en 1909 se le concediese al italiano el premio Nobel. La realidad era que el invento de Marconi utilizaba hasta 17 patentes tecnológicas propiedad de Tesla y que la patente de Marconi fue presentada muy posteriormente a la de Tesla, el 10 de noviembre de 1900, siendo desestimada por la Oficina de Patentes por considerarla una copia de la de Tesla. Pero la Marconi Wireless Telegraph Company no se conformó con esto. El complejo litigio se extendió por años y por miles de páginas que incluían testimonios de brillantes científicos a favor de Tesla. En junio de 1943 la Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que la patente presentada por Nikola Tesla era la única válida. Pero Nikola había fallecido poco antes, en enero, en Nueva Cork, en la habitación del hotel en la que vivía. Murió solo, casi arruinado, bastante olvidado, rodeado de teorías de conspiraciones y robos con la desaparición de muchos de sus papeles, notas y esquemas. Cuando murió, el Gobierno de los Estados Unidos intervino todos sus documentos y estudios que aún no han sido desclasificados. Entre ellos se encontraban sus proyectos de suministro gratis de energía y del llamado «rayo de la muerte».

RAYO DE LA MUERTE
Nikola Tesla, en los inicios de la Primera Guerra Mundial, basándose en uno de sus inventos, la Bobina de Tesla, presentó un proyecto para crear un aparato capaz de lanzar un rayo electromagnético a cientos de kilómetros de distancia con la presunta capacidad de derribar aviones. Tras la contestación negativa escribió al presidente Wilson informándole de la posesión de un rayo capaz de destruir grandes extensiones de tierra. Los escritos de Tesla hacen numerosas referencias al uso de una energía poderosa de control por radio que algunos han relacionado esto con la famosa explosión de Tunguska.

OSCILADOR
En 1899, en Colorado Springs, Tesla realizó su descubrimiento principal (recreado en el filme ‘El truco final’): el ‘Oscilador Vibracional Mecánico’. Probó que la tierra podía usarse como un conductor y responder como un diapasón a determinadas vibraciones eléctricas. Generando 4 millones de voltios enviados a su Wardencliff Tower pudo encender 200 bombillas sin cables a una distancia de 40 Km y crear rayos de más de 40 metros. Era la base para su proyecto de suministro generalizado de energía gratis sin cables.

TUNGUSKA
En una zona siberiana aislada se produjo en 1908 una misteriosa gran explosión que muchos científicos atribuyen a la caída de un meteorito. Pero algunos biógrafos del enigmático Nikola Tesla, insisten en que le dijo a un amigo, que hizo una expedición al Ártico, que le saludaría con un destello de luz. El mismo día en que iba a llevarse a cabo dicho aviso fue cuando se produjo la misteriosa explosión en esta zona de Rusia.

---------------------------------------------
Descarga este artículo en PDF:
ENLACE ARCHIVO

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger awpau said...

Hoolaass !! Q sepas q no voy a tener más remedio q ver la peli ... Y q sepas tamb q he intentado descargarme el pdf para guardarlo y al parecer ha sufrido algun fenomeno oscilavibratorio Tesla , porq aparece autocomprimido todo en si mismo ... jejejeee

El libro original del Hawking era superinteresante, pero un poco denso ... si la historia del tiempo en este es brevisima y fluidita ... me avisas !!
gracias ...

Un beso oscilante ...

11:33 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home